Naturaleza y liderazgo Parte 3

Estorninos



-3/3-


En entradas anteriores hemos hablado de estructuras sociales en Leones y Abejas y sus semejanzas con el ambiente creado por liderazgos Transaccional y Transformacional.

Hace poco escuchaba un webinar de Marita Fridjhon, CEO y co-fundadora de CRR Global una comunidad de profesionales que buscan alinear y mejorar las interacciones de las personas utilizando un pensamiento sistémico. Y ella hablaba de un tipo de liderazgo al que se le conoce como Relacional. Inmediatamente me llamó la atención y quise aprender más.


En mi búsqueda encontré la siguiente frase:


"Los sistemas solo pueden surgir de interacciones repetitivas que evolucionan en un orden multi nivel de patrones"

Advancing Relational Leadership Research: A Dialogue among Perspectives

Partiendo de la idea que todos vivimos en sistemas, ya que un sistema es un grupo de elementos interconectados que con sinergia forman algo más complejo. Yo traduciría esta frase así:


Los sistemas o grupos o equipos solo pueden ser creados y mantenidos por constantes interacciones. Estas interacciones van cambiando con el tiempo haciéndose cada vez más complejas pero a la vez más fuertes. Pasando por diferentes fases, esto permite generar los hábitos necesarios para que estos sistemas se mantengan vivos por más tiempo.


A mi me hace sentido cuando pienso en mi grupo de amigos, que entre más tiempo pasa cada vez nuestra relación es más fuerte mientras nuestros corazones se mantengan cerca.


Pero ¿como aplicarlo al ambiente laboral??


Michelle Madore y Michael Spayde en su curso de Trans4mational Leadership, utilizan este tipo de liderazgo para hacer transformaciones a nivel organizacional dependiendo de la etapa evolutiva en cuestión de consciencia empresarial, el cual tocaré en futuras entradas a este blog. Ellos introducen el concepto de las reglas del rebaño o parvada para poder apoyar este tipo de liderazgo.


Las reglas crean estructuras. Las estructuras, nos dan orden. La falta de orden puede generar caos. Pero a su vez el exceso de estructuras limita y es por eso mismo que hay que buscar las menos reglas posibles pero que permitan tener un orden.

Aun y cuando cualquier ave migratoria podría haber sido de ayuda en la explicación me pareció que los Estorninos son un gran ejemplo por su majestuosamente hipnotizante danza al ocaso del día:



Observa, en un momento pareciera que estamos frente a un gran organismo tipo amoeba que baila en el aire. Están tan coordinados que se mueven como si fueran uno solo.

Podría asegurarte que al ver el video no puedes detectar a:

  • El líder.

  • Los pájaros ejecutivos.

  • Los equipos de pájaros.

  • Las áreas de soporte.

Aún así, logran moverse por kilómetros migrando de una tierra a otra libres y coordinados. No necesitan una gran estructura para su orden, ellos únicamente siguen 3 reglas básicas:

  1. Separación

  2. Alineación

  3. Cohesión

Que si traemos de vuelta a Maslow y su pirámide:



Te diría que estas reglas apuntan directamente a la base de esta pirámide. Pero a la vez cumplen con la parte de arriba y la sobre pasa. Y esto es debido a que la pirámide esta hecha para individuos.

Un grupo irá a la velocidad del integrante más lento si realmente son un grupo. Si hablamos de Maslow y su pirámide solo nos enfocamos en una persona, pero una organización es una persona en relación con otras: un grupo.

El liderazgo relacional va más allá del individuo, se enfoca en todo el grupo o sistema como un todo.

Este "todo" forma una entidad que se mueve y actúa como resultado de la interacción. En el caso de los estorninos, esa forma tipo amoeba que baila en el cielo del atardecer.

Las reglas de la parvada en acción


Separación


¿Que crees que pasaría si un pájaro no tiene espacio para abrir sus alas en pleno vuelo?

Caería. No podría tomar vuelo ni planear para aterrizar.


La separación es importante por que de esa forma les permite extender sus alas lo más posible y de esta forma poder utilizar el viento. Es por eso que es tan necesario que se den su espacio en la parvada y se mantengan lo más alejados posible de otros.

Lo mismo nos sucede en las organizaciones. Es importante dar espacio a cada persona e individuo para que realicen su trabajo. Cada quien contiene habilidades y fortalezas que los hacen únicos para realizar un trabajo. Al perder la confianza algunos managers utilizan el bien conocido "micromanagement". Esta práctica, que consiste en tener un control muy estricto de lo que las personas están haciendo, termina por quitar el espacio necesario para que esta persona pueda volar y los resultados se ven afectados.

Lo mismo sucede con los miembros del equipo. Si no se establecen acuerdos que les permitan ser libres en su forma de trabajar seguramente tendrán resultados, cuando podrían tener mucho más al utilizar las fortalezas de cada uno y no solo las habilidades standard.

Alineación


Se sabe que cada estornino decide su orientación en el grupo de acuerdo a los 6 o 7 pájaros más cercanos y su ángulo con respecto al suelo. Esto les permite tener una alineación adecuada para ir juntos tanto en dirección como en altura. De esa forma pueden llegar a los lugares con mejores temperatura. Y si alguno de los integrantes siente algún peligro que necesita modificar su vuelo, toda la parvada reaccionará inmediatamente en respuesta.

Esta alineación también es posible en los sistemas de relaciones o grupos de personas. Actualmente una de las mejores maneras de alinear a un equipo es siendo bien claros con las expectativas que se tienen de su trabajo y de los resultados. Esto funciona muy bien cuando es un acuerdo que se establece y se sigue a lo largo de la interacción. Sin embargo, esta práctica es poco común y normalmente se promueve a nivel equipo. En pocas ocasiones se hace a nivel área o institución.

¿Podrías imaginar el impacto que tendría el poder reaccionar inmediatamente a un cambio? Ya sea en el mercado o incluso en la cultura misma de la empresa. ¿Cómo sería si toda la organización lo hiciera de forma coordinada como una sola entidad o un "todo"?

Cohesión


Cada pájaro que pertenece a la parvada, quiere mantenerse cerca de ella. Esto hace que mantengan una velocidad promedio, que no necesariamente significa que mantengan la misma velocidad pero si que se mantenga una sincronía que los mantenga juntos.

Cuando hablamos de cohesión en los grupos de personas, estamos buscando que exista el sentido de pertenencia y la unión necesaria para que las dinámicas fluyan adecuadamente y en beneficio de lo que quieren lograr juntos.

Existe una gran diferencia entre un equipo que solo se reúne para obtener resultados y uno que además de su objetivo a alcanzar tiene un tema en común. El que un grupo de personas que quieren lograr algo tenga un tema, le da una personalidad única a esta entidad o "todo". Se beneficia de todas las fortalezas y aprende de todas las debilidades, se hace más fuerte y permite que esa unión sea la base de su existencia.


Liderazgo relacional


Al aplicar las reglas de la parvada, le estamos dando paso a el liderazgo relacional.

Este liderazgo habla de la forma en como nos relacionamos para lograr los resultados. Este estilo de liderazgo se escucharía algo así:

  • ¿Cómo queremos ser ante la comunicación por correo electrónico? Sabemos que por ahi no podemos poner un tono a las frases.

  • Ya sabemos que queremos lograr, ¿que es lo que vamos a ver durante el siguiente ciclo para lograrlo?

  • Nuestra compañera se acaba de comprometer de llevar X a su culminación, yo me puedo comprometer con Y para llevarlo a su culminación. Estaré buscando el apoyo de mis compañeros para poder terminarlo en tiempo ya que ellos son muy buenos para el resultado que necesitamos.

  • Hay un nuevo integrante en el grupo, hay que recordar nuestro acuerdo para el cambio de prioridades y sirve que lo modificamos si algo no ha estado funcionando como debería.

Para que este tipo de liderazgo exista y funcione adecuadamente, todas las personas del grupo necesitan tener compromiso con la causa y altos niveles de vulnerabilidad. Esto les permitirá poder relacionarse mejor y lograr lo que esperan en conjunto.

Los mejores escenarios para este tipo de liderazgo:

  • Se esta empezando. Ya que estimula la innovación al incorporar y escuchar todas las voces en el sistema.

  • Empresa en desarrollo. El coordinar al grupo, alinearlo y fortalecerlo le permitirán más agilidad en la toma de decisiones para mantener el crecimiento o incluso para promover y mantener un cambio de dirección estratégica.

  • En cualquier lugar que haya un grupo de seres humanos buscando lograr algo en conjunto, desde una pareja hasta una organización mundial.

Donde no podría funcionar:

  • En organizaciones donde el título es más fuerte que los resultados. Algunas personas evitan trabajar en conjunto por la falsa idea de que su título es su identidad.

  • Donde no haya suficiente confianza entre miembros. Es imperativo que exista la confianza de que las personas se encuentran en ese lugar para hacer su mejor papel.

  • En lugares donde las vulnerabilidades se usen como área de ataque en lugar como oportunidad de crecimiento.

Ventajas:

  • Existe un marco de respeto, confianza e unión.

  • Los miembros dejan de ser una pieza más de la maquinaria, son realmente el ser humano libre de pensar y de aportar desde su ser más poderoso.

  • Mayor compromiso con la organización y los resultados a obtener, ya que en realidad el compromiso es con el grupo y su propósito o razón de su existencia.

  • Hay un entendimiento mayor del porqué se formo ese grupo y la necesidad de cada una de las personas que lo conforman.

La naturaleza es sabia y al observarla podemos aprender mucho de nosotros mismos. Espero que el haber pasado por leones, abejas y estorninos, para explicar los tipos de liderazgo les sirva para que puedan detectar el tipo de liderazgo que aplican o les es aplicado. Recordando que nosotros no nacimos siendo ninguno de estos animales. Somos seres humanos y eso nos da la gran habilidad de escoger cómo queremos ser en cualquier ámbito de nuestra vida.


En ocasiones me recuesto sobre el pasto observando al cielo, y al ver pasar una parvada de pájaros me pregunto dónde estaría la humanidad si aplicáramos el liderazgo relacional como sociedad mundial, buscando un propósito común y honrando el hecho de que cada persona es única y por lo tanto aporta algo único a su entorno y a su grupo.

Y tu, ¿perteneces a alguna parvada?

O te gustaría que tu ambiente laboral siguiera las reglas de la parvada?

Contáctame.



0 vistas

Recibe nuevos posts y herramientas 

©2020 by Denisse Vega Professional Coach.